Presbicia o vista cansada

gafas de presbicia

La presbicia es un error de refracción que dificulta a los adultos de mediana y avanzada edad la visión de cerca. Se produce porque el cristalino (una parte interna del ojo que ayuda a enfocar) deja de enfocar la luz correctamente en la retina (una capa de tejido sensible a la luz situada en la parte posterior del ojo).
A medida que la presbicia empeora, es probable que necesites gafas o lentes de contacto para ayudarte a leer. Algunas personas utilizan gafas de lectura de venta libre, o su oftalmólogo puede recetarle unas lentes que le ayuden a ver con la mayor claridad posible.

hipermetropía y presbicialibro

Más concretamente, es el déficit en el movimiento del cristalino, produciendo una alteración en el enfoque de cerca. Su aparición suele ser alrededor de los 40 años y en los pacientes miopes, la presbicia suele retrasarse por la capacidad de la miopía. Por otro lado, el paciente hipermétrope suele mostrar dificultades de visión antes de los 40 años.
Para corregirla, la clínica Martínez de Carneros utiliza mecanismos temporales como gafas o lentes de contacto, además de la operación de presbicia, para implantar lentes, bifocales o trifocales en el ojo. Esta operación tiene unos resultados excelentes que permiten prescindir del uso de gafas.
Corregir la presbicia o vista cansada es un reto y es una de las peticiones más habituales de nuestros pacientes. Disponemos de mecanismos temporales como las gafas y las lentes de contacto y, alternativamente, de soluciones definitivas como la cirugía.
La presbicia aumenta progresivamente y no hay forma de detenerla. Cada 2-3 años es aconsejable cambiar la graduación aumentando las dioptrías para compensar la pérdida de función del cristalino.

síntomas de la presbicia

La presbicia o vista cansada es la disminución de la nitidez de la visión de cerca que suele aparecer a partir de los 40-50 años. Se manifiesta como una dificultad para enfocar de cerca, lo que nos obliga a alejar el libro para poder leerlo.
El cristalino es la lente natural del ojo, y tiene el poder de enfocar las imágenes en la retina modificando su curvatura. Con el paso de los años, el cristalino pierde elasticidad y, por tanto, su capacidad de acomodar o enfocar, lo que hace que la vista parezca cansada.
La vista cansada aparece progresivamente, al principio el paciente hará un sobreesfuerzo visual para enfocar las imágenes o alejar los objetos para verlos mejor. A medida que avanza, se hace imprescindible el uso de gafas para trabajar de cerca para poder ver correctamente. Éstas pueden utilizarse sólo para la visión de cerca en algunos pacientes, o pueden ser gafas progresivas para toda la distancia en pacientes que también necesitan corrección para la visión de lejos si son miopes, hipermétropes o astigmáticos.
El tratamiento de la presbicia se suele hacer con gafas como hemos comentado, generalmente con lentes progresivas, que nos permiten enfocar a todas las distancias utilizando diferentes partes del cristal. La mayoría de los pacientes se adaptan hoy en día a las lentes progresivas, pero en caso de dificultad se pueden utilizar bifocales. Algunos pacientes también pueden encontrar útil el uso de lentes de contacto en lo que llamamos «monovisión». Esto significa que, utilizando una lente de contacto adecuada, dejamos uno de los ojos ligeramente miope para que pueda enfocar de cerca. El otro ojo (la visión dominante o mejor) se gradúa para la visión de lejos.

comentarios

La presbicia o vista cansada es un defecto refractivo que se debe a la pérdida de elasticidad del cristalino. Esta disminución de su capacidad de acomodación provoca dificultades para ver de cerca con claridad.
Es un proceso natural de envejecimiento del ojo que se manifiesta generalmente a partir de los 40-45 años. La visión cansada, al igual que la catarata (pérdida de transparencia del cristalino), está causada por el envejecimiento de esta estructura, indispensable para una visión clara.
Determinar la cirugía o el tratamiento más adecuado para la presbicia requiere un estudio personalizado de cada paciente para valorar factores clave como la edad, la profesión o las preferencias personales, que influyen directamente en sus necesidades visuales.
Las gafas son el método más común, y se pueden utilizar diferentes tipos de lentes según las necesidades visuales de cada paciente. Las dioptrías de las «gafas de cerca» dependerán de su edad y de su graduación para la visión de lejos
Determinar la cirugía o el tratamiento más adecuado requiere un estudio personalizado de cada paciente para valorar factores clave como la edad, la profesión o las preferencias personales, que influyen directamente en sus necesidades visuales.

Comments are closed

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad