La aspirina es antiinflamatorio

Dosis de aspirina antiinflamatoria

El Dr. Philip Majerus descubrió hace unas décadas que la aspirina puede ayudar a prevenir los infartos de miocardio y los accidentes cerebrovasculares. Desde entonces, Majerus, profesor de la Universidad de Washington, mantiene un profundo respeto por esta pequeña píldora blanca, que existe desde el siglo XIX.
A los médicos les sigue gustando porque, aunque hay una píldora para cada dolencia, la aspirina es la única que se ocupa de tantas afecciones. A los consumidores les sigue gustando porque es el medicamento más barato y versátil del mercado.
«Para el consumidor, es casi un medicamento milagroso», dice Nimita Thekkepat, profesora adjunta de farmacia en la Facultad de Farmacia de San Luis. «Ayuda a la inflamación, a la fiebre y puede salvar la vida (de un ataque al corazón)».
La aspirina actúa bloqueando la producción de prostaglandinas, el interruptor de encendido y apagado de las células que regulan el dolor y la inflamación, entre otras cosas. Por eso la aspirina detiene la inflamación y el dolor leves. Pero esa es la bendición y la maldición.
De ahí viene el sangrado estomacal cuando se toma aspirina u otros fármacos de la familia de la aspirina. Se conocen como antiinflamatorios no esteroideos, o AINE. Los medicamentos de esta familia son el ibuprofeno (Motrin, Advil), el naproxeno (Aleve) y el ketoprofeno (Orudis). La aspirina es la que causa más irritación.

Aspirina frente a ibuprofeno

Datos farmacocinéticosDisponibilidad80-100%[2]Unión a proteínas80-90%[3]MetabolismoHígado (CYP2C19 y posiblemente CYP3A), una parte también se hidroliza a salicilato en la pared intestinal[3]Vida media de eliminaciónDependiente de la dosis; 2-3 h para dosis bajas (100 mg o menos), 15-30 h para dosis grandes[3]ExcreciónUrina (80-100%), sudor, saliva, heces[2]Identificadores
La aspirina, también conocida como ácido acetilsalicílico (ASA), es un medicamento utilizado para reducir el dolor, la fiebre o la inflamación[5]. Las afecciones inflamatorias específicas para cuyo tratamiento se utiliza la aspirina incluyen la enfermedad de Kawasaki, la pericarditis y la fiebre reumática[5].
La aspirina administrada poco después de un infarto disminuye el riesgo de muerte[5]. La aspirina también se utiliza a largo plazo para ayudar a prevenir nuevos infartos de miocardio, accidentes cerebrovasculares isquémicos y coágulos sanguíneos en personas de alto riesgo[5]. Para el dolor o la fiebre, los efectos suelen comenzar en 30 minutos[5]. La aspirina es un antiinflamatorio no esteroideo (AINE) y actúa de forma similar a otros AINE, pero también suprime el funcionamiento normal de las plaquetas[5].

¿es la aspirina un nsaid o un salicilato?

El Dr. Philip Majerus descubrió hace unas décadas que la aspirina puede ayudar a prevenir los infartos de miocardio y los accidentes cerebrovasculares. Desde entonces, Majerus, profesor de la Universidad de Washington, ha mantenido un profundo respeto por esta pequeña píldora blanca, que existe desde el siglo XIX.
A los médicos les sigue gustando porque, aunque hay una píldora para cada dolencia, la aspirina es la única que se ocupa de tantas afecciones. A los consumidores les sigue gustando porque es el medicamento más barato y versátil del mercado.
«Para el consumidor, es casi un medicamento milagroso», dice Nimita Thekkepat, profesora adjunta de farmacia en la Facultad de Farmacia de San Luis. «Ayuda a la inflamación, a la fiebre y puede salvar la vida (de un ataque al corazón)».
La aspirina actúa bloqueando la producción de prostaglandinas, el interruptor de encendido y apagado de las células que regulan el dolor y la inflamación, entre otras cosas. Por eso la aspirina detiene la inflamación y el dolor leves. Pero esa es la bendición y la maldición.
De ahí viene el sangrado estomacal cuando se toma aspirina u otros fármacos de la familia de la aspirina. Se conocen como antiinflamatorios no esteroideos, o AINE. Los medicamentos de esta familia son el ibuprofeno (Motrin, Advil), el naproxeno (Aleve) y el ketoprofeno (Orudis). La aspirina es la que causa más irritación.

Dosis bajas de aspirina antiinflamatoria

Esta información le ayudará a identificar los medicamentos que contienen aspirina, otros AINE o vitamina E. Es importante dejar de tomar estos medicamentos antes de muchos tratamientos contra el cáncer. Afectan a las plaquetas (células sanguíneas que coagulan para evitar las hemorragias) y pueden aumentar el riesgo de sangrado durante el tratamiento.
Si toma aspirina, otros AINE o vitamina E, dígaselo a su profesional sanitario. Ellos le dirán si debe dejar de tomarlos. También encontrará instrucciones en la información sobre su tratamiento. Lea la sección «Ejemplos de medicamentos» para ver si sus medicamentos contienen aspirina, otros AINE o vitamina E.
Siga estas instrucciones si va a someterse a un procedimiento radiológico (incluyendo Radiología Intervencionista, Mamografía Intervencionista, Imagen Mamaria y Radiología General). Si su médico le da otras instrucciones, sígalas.
La quimioterapia puede reducir el recuento de plaquetas, lo que puede aumentar el riesgo de hemorragia. Tanto si acaba de empezar la quimioterapia como si la ha estado recibiendo, hable con su médico antes de tomar aspirina, otros AINE o vitamina E.

Comments are closed

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad