Elisa y marcela historia

Marcela gracia ibeas hija

Desde la perspectiva de un público que sabe de las vidas reducidas que fueron condenadas a llevar, todo lo que se ve en esta película es, por supuesto, un sueño. Y las mujeres sólo hablan de sueños en esta escena: Elisa sueña con montar a caballo, y también sueña con Marcela. Sueña precisamente con las dos cosas que la película ofrece en su desenlace. Las imágenes de una libertad imaginada se combinan con un amplio telón de fondo de mar y arena, que contrasta con la opresión real a la que se enfrentarán estas mujeres en el futuro. Queda claro que esta película biográfica ofrece un final -o, tal vez, un futuro- alternativamente imaginado para mujeres cuyas vidas sólo merecieron el esfuerzo social de la persecución y no la celebración. La lente llena de estática que atrofia la belleza en la película, entonces, da testimonio de la dificultad de imaginar incluso un futuro ordinario y perfectamente doméstico para las lesbianas. Al centrarse en la necesidad de la imaginación para casos ordinarios como éstos, Elisa y Marcela pone de relieve que una vida normal y mundana que la mayoría da por sentada, es una vida difícil de ganar para otros. Cuando hay que luchar por lo ordinario, lo ordinario es precisamente lo que se puede perder.

María valverde

Teniendo en cuenta el hito histórico en el que se centra Elisa y Marcela -el primer matrimonio entre personas del mismo sexo en la España conservadora y católica de 1901-, podría parecer trivial objetar detalles inexactos de la época, como que los periódicos no solían publicar fotografías en sus portadas. Sin embargo, es típico del modo en que la última propuesta de la cineasta catalana Isabel Coixet reelabora una historia de principios del siglo XX para convertirla en un melodrama lento y prolongado en el que la gente de provincias habla, se comporta y actúa como sus homólogos del siglo XXI.
Se podría argumentar que esto es exactamente lo que la famosa Coixet trata de decir, y que Elisa y Marcela pretende ser una alegoría sobre las actitudes peligrosamente medievales que aún hoy se albergan contra los homosexuales en todo el mundo. Pero ahí está el problema. Con la intención de dar un argumento, la cineasta ha entregado una obra carente de los matices emocionales que hicieron de Brokeback Mountain o Carol, por citar dos historias de amor entre personas del mismo sexo, un visionado tan apasionante y desgarrador.

Qué pasó con elisa y marcela baby

A lo largo de la historia, muchas mujeres notables han tenido que disfrazarse de hombres para alcanzar sus sueños. Por ejemplo, en el siglo XV, Juana de Arco se vistió con ropa de hombre para dirigir el ejército francés. También está Rena Kanokogi, que en 1959 se disfrazó de hombre para poder participar en un torneo de judo de la YMCA en Nueva York.  Kanokogi ganó el torneo, pero se vio obligada a devolver su medalla cuando los oficiales descubrieron que era una mujer.
Lo más probable es que si buscamos mujeres históricas que se hayan disfrazado de hombres, no encontremos inmediatamente a la apasionada y valiente pareja formada por Elisa Sánchez Loriga y Marcela Gracia Ibea a la cabeza de la lista. Estas dos mujeres engañaron a la Iglesia Católica para que las casara el 8 de junio de 1901. Incluso después de ser descubiertas, estaban decididas a seguir juntas. Aunque su historia está llena de valentía y amor, no fue necesariamente un cuento de hadas.
Cansados de tener que ocultar su relación, idearon un plan para casarse. Elisa adoptó una apariencia masculina cortándose el pelo y vistiendo trajes de hombre. También adoptó el nombre de su primo, Mario, que murió en un naufragio. Elisa, ahora Mario Sánchez, pidió al padre Cortiella, párroco de San Jorge, ser bautizada. Mario le contó al cura que se había criado en Londres con un padre ateo que no permitió que le bautizaran de pequeño. El cura no sospechó nada y bautizó a Mario el 26 de mayo de 1901.

Elisa y marcela fotos reales

El ritmo lento de Elisa y Marcela me dejó con muchas preguntas. Muchas de ellas tienen que ver con las partes perdidas de este cuento, basado en una historia real. Puedes ver esta historia de amor en español en Netflix.
Hicieron dos cosas. Marcela se quedó embarazada utilizando a un hombre del pueblo. Al parecer, sólo necesitaron una noche juntos. Elisa desapareció durante un tiempo y volvió haciéndose pasar por Mario. Esperaban que un hombre llamado Mario con una esposa embarazada estuviera a salvo.
Los periódicos portugueses compartieron la historia de dos mujeres encarceladas que estaban casadas. Las mujeres portuguesas parecían enamoradas de la idea y empezaron a presentarse en la cárcel con regalos para ellas. En las puertas de la cárcel quedó una gran historia de alianzas LGBTQ con los regalos, porque ese aspecto de la historia no se desarrolló.
Vivieron juntos de forma segura en un lugar remoto de Argentina hasta que la historia se retomó en 1925, cuando su hija Ana (Sara Casasnovas) les hizo una visita. No se explica cómo vivieron durante todos esos años. Si utilizaron cartas para mantenerse en contacto con la familia adoptiva de su hija, esas cartas se han perdido.

Comments are closed

Entradas recientes
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad