Contaminación en madrid hoy

Índice de calidad del aire por ciudades

Unos 3,2 millones de personas viven en Madrid, lo que convierte a la capital española en la mayor ciudad del país en términos de población y superficie urbana. En Madrid, los principales contaminantes del aire que preocupan son las partículas finas, que describen las partículas en suspensión de menos de 2,5 micras de diámetro (PM2,5), y el dióxido de nitrógeno (NO2). Las calles atascadas y los coches al ralentí son los principales responsables de la mala calidad del aire en Madrid; sólo el tráfico rodado puede causar hasta el 90% de las concentraciones de NO2 en el centro de la ciudad.1 Madrid también lucha con concentraciones de PM2,5 que han superado los objetivos de la Organización Mundial de la Salud (OMS). Mientras que la OMS recomienda un objetivo medio anual de PM2,5 de 10 µg/m3 o menos, la calidad media del aire en Madrid superó este objetivo durante tres meses en 2019. El tráfico es también la principal fuente de contaminación por PM2,5, concretamente de los vehículos diésel.2 El Ayuntamiento de Madrid calcula que, en un día laborable normal, 2,5 millones de coches y 0,9 millones de autobuses, taxis y vehículos de reparto realizan un viaje por la ciudad.3

Las ciudades más contaminadas de europa

No hace falta salir a la calle para que las carreteras de Madrid supongan un peligro para la salud: la contaminación atmosférica de los coches de la ciudad puede acabar con usted. Los científicos están encontrando vínculos entre los gases y las enfermedades.
¿Cómo afronta la gente la pérdida de sus casas como consecuencia del cambio climático? ¿Son justos los acuerdos sobre el clima? ¿Cómo influye la religión en las opiniones ecológicas? Hablamos con tres doctorandos en Múnich sobre sus investigaciones. (09.04.2013)
En las calles de Manila se utilizan cada vez más los triciclos con motor eléctrico, ya que el gobierno intenta mejorar la calidad del aire. Los ecologistas afirman que esta tendencia no contribuye a solucionar el verdadero problema del cambio climático. (28.03.2013)

Contaminación del aire en londres hoy

Alrededor de 3,2 millones de personas viven en Madrid, lo que convierte a la capital española en la mayor ciudad del país en términos de población y superficie urbana. En Madrid, los principales contaminantes atmosféricos preocupantes son las partículas finas, que describen las partículas en suspensión de menos de 2,5 micras de diámetro (PM2,5), y el dióxido de nitrógeno (NO2). Las calles atascadas y los coches al ralentí son los principales responsables de la mala calidad del aire en Madrid; sólo el tráfico rodado puede causar hasta el 90% de las concentraciones de NO2 en el centro de la ciudad.1 Madrid también lucha con concentraciones de PM2,5 que han superado los objetivos de la Organización Mundial de la Salud (OMS). Aunque la OMS recomienda un objetivo medio anual de PM2,5 de 10 µg/m3 o menos, la calidad media del aire en Madrid superó este objetivo durante tres meses en 2019. El tráfico es también la principal fuente de contaminación por PM2,5, concretamente de los vehículos diésel.2 El Ayuntamiento de Madrid calcula que, en un día laborable normal, 2,5 millones de coches y 0,9 millones de autobuses, taxis y vehículos de reparto realizan un viaje por la ciudad.3

Significado de aqi

Esta directiva, que fija unos límites menos estrictos que el umbral establecido por las últimas directrices de la Organización Mundial de la Salud sobre la protección de la salud humana (Calidad del aire y salud, hoja informativa nº 313, actualizada en agosto de 2008), ha sido incumplida durante 2010 por las dos ciudades más pobladas de España, Madrid y Barcelona, que registraron 44 y 50 microgramos de NO2 por metro cúbico, respectivamente.
En el caso concreto de Madrid, llama la atención que no sólo no se han tomado medidas efectivas para reducir la contaminación atmosférica, ya que no se ha puesto en marcha ningún plan para garantizar el cumplimiento de la directiva, sino que además, como ha señalado recientemente el fiscal coordinador de Medio Ambiente, Antonio Vercher, se ha reducido el número de estaciones de control y se han trasladado las situadas en las zonas más contaminadas, con el fin de dar lecturas artificialmente bajas que no reflejan el verdadero nivel de contaminación al que está expuesta la población.
Aparte de esta maniobra para cumplir los términos de la directiva sin reducir realmente el nivel de contaminación atmosférica, hay otros indicios de la falta de voluntad política para mejorar la calidad del aire en la capital española. Entre ellos, las recientes declaraciones de Ana Botella, responsable de la política medioambiental local de Madrid, en las que afirmaba, contradiciendo los términos de la directiva, que el actual nivel medio de contaminación de 44 microgramos de NO2 «no es perjudicial para la salud humana».

Comments are closed

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad