Centro cultural galileo galilei

luciano tesi

Este artículo reconstruye el marco histórico y científico en el que nació y se desarrolló la ciencia moderna, y la meteorología en particular, a partir de finales del siglo XVI. El conocimiento científico durante este periodo se basaba en los libros de Aristóteles y la Santa Biblia, lo que constituía un serio obstáculo para los nuevos descubrimientos astronómicos que contradecían este marco. El artículo comienza con los primeros experimentos realizados por Galileo, sus descubrimientos, por ejemplo, el termoscopio, el telescopio, las manchas solares y el movimiento que provocaron su juicio. Galileo facilitó la transición de la edad media a la ciencia moderna, luchando contra las viejas ideas y separando la fe de la investigación. La nueva ciencia tuvo un fuerte desarrollo con Fernando II, gran duque de Toscana que fundó la Accademia del Cimento (es decir, la Academia de los Experimentos), y la primera red internacional de observaciones de la temperatura a mediados del siglo XVII. También se explica el paso del termoscopio al termómetro moderno, así como la actividad pionera en las universidades de Padua y Bolonia, y en Florencia.

calisto

Hace 400 años, el primer ser humano observó el cielo nocturno con la ayuda de un telescopio. Hace cuarenta años, el primer hombre puso el pie en un cuerpo celeste extraño. Desde las primeras observaciones de las regularidades del movimiento celeste hasta el desarrollo de la astronomía y los viajes espaciales, el espacio exterior ha formado parte de nuestro mundo empírico. Las observaciones astronómicas y otros logros científicos de Galileo y sus contemporáneos contribuyeron a la aparición de una nueva visión del mundo durante el siglo XVII. Según esta cosmovisión, la Tierra ya no era el centro del universo, sino que orbitaba alrededor del Sol como los demás planetas. Los acontecimientos en nuestro planeta y en los cielos estaban sujetos a las mismas leyes físicas, por lo que era concebible que otras estrellas fijas fueran en realidad soles lejanos rodeados por planetas propios, cuerpos celestes que también podrían servir de hogar a otras formas de vida. Un proyecto de investigación especial del Instituto Max Planck de Historia de la Ciencia explora los contextos y las consecuencias de este punto de inflexión en la historia de la humanidad. La revista en lengua alemana Sterne und Weltraum ha elegido el aniversario de la decisión de Galileo, hace cuatrocientos años, de orientar su telescopio hacia el cielo para destacar los resultados.

->   Mujeres hombres y viceversa programa

comentarios

Galileo di Vincenzo Bonaiuti de’ Galilei (/ˌɡælɪˈleɪoʊ ˌɡælɪˈleɪi, -ˈliːoʊ -/ GAL-il-AY-oh GAL-il-AY-ee, -EE-oh -, italiano:  [ɡaliˈlɛːo ɡaliˈlɛi]; 15 de febrero de 1564 – 8 de enero de 1642) fue un astrónomo, físico e ingeniero, a veces descrito como polímata, de Pisa, en la actual Italia. [3] Galileo ha sido llamado el «padre de la astronomía observacional»,[4] el «padre de la física moderna»,[5][6] el «padre del método científico»,[7] y el «padre de la ciencia moderna»[8].
Galileo estudió la rapidez y la velocidad, la gravedad y la caída libre, el principio de relatividad, la inercia, el movimiento de los proyectiles y también trabajó en la ciencia aplicada y la tecnología, describiendo las propiedades de los péndulos y las «balanzas hidrostáticas». Inventó el termoscopio y varias brújulas militares, y utilizó el telescopio para las observaciones científicas de los objetos celestes. Sus contribuciones a la astronomía observacional incluyen la confirmación telescópica de las fases de Venus, la observación de los cuatro mayores satélites de Júpiter, la observación de los anillos de Saturno y el análisis de las manchas solares.

->   Renfe compra de billetes por internet

albert einstein

El caso Galileo (en italiano: il processo a Galileo Galilei) comenzó alrededor de 1610[1] y culminó con el juicio y la condena de Galileo Galilei por la Inquisición Católica Romana en 1633. Galileo fue procesado por su apoyo al heliocentrismo, el modelo astronómico en el que la Tierra y los planetas giran alrededor del Sol en el centro del universo.
En 1610, Galileo publicó su Sidereus Nuncius (Mensajero Estelar), en el que describía las sorprendentes observaciones que había realizado con el nuevo telescopio, entre ellas, las lunas galileanas de Júpiter. Con estas observaciones y otras posteriores, como las fases de Venus, promovió la teoría heliocéntrica de Nicolás Copérnico publicada en De revolutionibus orbium coelestium en 1543. Los descubrimientos de Galileo se encontraron con la oposición de la Iglesia Católica, y en 1616 la Inquisición declaró el heliocentrismo como «formalmente herético». Galileo propuso una teoría de las mareas en 1616 y de los cometas en 1619; argumentó que las mareas eran una prueba del movimiento de la Tierra.

->   La tienda de las especias

Comments are closed

Entradas recientes
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad