Que es el sindrome de piernas inquietas

síndrome de las piernas inquietas: la nueva cura

El síndrome de las piernas inquietas es uno de los trastornos del sueño y del movimiento más comunes. Se calcula que afecta al 5-10% de los adultos y al 2-4% de los niños en Estados Unidos. Por razones desconocidas, este trastorno afecta más a las mujeres que a los hombres. La prevalencia del síndrome de las piernas inquietas aumenta con la edad.
El patrón de herencia del síndrome de las piernas inquietas no suele estar claro porque pueden intervenir muchos factores genéticos y ambientales. El trastorno suele ser hereditario: Entre el 40 y el 90 por ciento de los individuos afectados dicen tener al menos un pariente de primer grado afectado, como un padre o un hermano, y muchas familias tienen múltiples miembros afectados. Los estudios sugieren que la forma de inicio temprano del trastorno es más probable que se dé en familias que la forma de inicio tardío.En algunas familias afectadas, el síndrome de las piernas inquietas parece tener un patrón de herencia autosómico dominante. La herencia autosómica dominante sugiere que una copia de un gen alterado en cada célula es suficiente para causar el trastorno. Sin embargo, no se han identificado los cambios genéticos asociados al síndrome de las piernas inquietas en estas familias.

piernas inquietas magnesio

El síndrome de las piernas inquietas (SPI), también llamado enfermedad de Willis-Ekbom, provoca sensaciones desagradables o incómodas en las piernas y una necesidad irresistible de moverlas.    Los síntomas suelen aparecer a última hora de la tarde o al anochecer, y suelen ser más intensos por la noche cuando la persona está descansando, por ejemplo, sentada o tumbada en la cama.    También pueden producirse cuando alguien está inactivo y sentado durante periodos prolongados (por ejemplo, al hacer un viaje en avión o ver una película).    Dado que los síntomas pueden aumentar su gravedad durante la noche, puede resultar difícil conciliar el sueño o volver a dormir después de despertarse.    Mover las piernas o caminar suele aliviar las molestias, pero las sensaciones suelen reaparecer una vez que se detiene el movimiento.    El SPI se clasifica como un trastorno del sueño, ya que los síntomas se desencadenan al descansar e intentar dormir, y como un trastorno del movimiento, ya que las personas se ven obligadas a mover las piernas para aliviar los síntomas.    Sin embargo, se caracteriza mejor como un trastorno neurológico sensorial con síntomas que se producen desde el propio cerebro.

síntomas del síndrome de las piernas inquietas

Los síntomas del SPI fueron descritos por primera vez por Willis (1685) y luego publicados por Ekbom (1960). A pesar de haberse introducido hace cientos de años, sigue siendo un trastorno poco reconocido debido a su fisiopatología poco clara y a su morbilidad relativamente baja, lo que da lugar a un reconocimiento limitado por parte de los médicos de atención primaria y a un diagnóstico erróneo e insuficiente. El SPI se considera un trastorno neurológico sensoriomotor común que se manifiesta como un impulso irresistible de mover el cuerpo para aliviar las sensaciones incómodas. Existe un importante ritmo circadiano del SPI, ya que suele empeorar por la noche.
La mayoría de los estudios han concluido que tanto la prevalencia como la gravedad del SPI aumentan con la edad (Phillips et al., 2000; Ohayon y Roth, 2002), lo que sugiere que el proceso neurodegenerativo puede desempeñar un papel importante en el SPI. El estilo de vida de las personas mayores y los cambios seniles, incluidos los cambios cardiovasculares y del metabolismo, también están relacionados con el SPI (Koh et al., 2015; Cassel et al., 2016). En los adultos, la incidencia del SPI es dos veces mayor en las mujeres que en los hombres (Berger et al., 2004), lo que puede ser el resultado de las hormonas como el estrógeno y la progesterona y los diferentes roles sociales.

cómo detener las piernas inquietas inmediatamente

La causa exacta del SPI es incierta, pero se cree que afecta al sistema nervioso. Puede ser genético (una condición que se da en familias). Si tus padres tuvieron SPI, tu riesgo de padecerlo es un 30-50% mayor.
El embarazo (generalmente en el último trimestre), también puede causar el SPI. El SPI provocado por el embarazo suele mejorar por sí solo un mes después del parto. Algunos medicamentos pueden provocar el SPI, por ejemplo, algunos antidepresivos, antihistamínicos sedantes y antipsicóticos como el haloperidol, la quetiapina o la olanzapina.
El síntoma más común del SPI es la necesidad imperiosa de mover la parte del cuerpo afectada, normalmente la pierna.  Los síntomas pueden variar desde una leve sensación de inquietud en las piernas algunas tardes, hasta un problema más grave que se produce todas las tardes y noches (y, a veces, durante el día) y que perturba regularmente el sueño. Muchas personas se encuentran en algún punto intermedio entre estos extremos.
Si tiene una afección médica que causa o agrava el SPI, como la carencia de hierro, su tratamiento puede resolver los síntomas. Se puede aconsejar un cambio de medicación si se cree que un efecto secundario de un medicamento es el responsable.

Comments are closed

Entradas recientes
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad