Ecce homo caravaggio

Amor vincit omnia

Ecce Homo (c. 1605/6 o 1609 según John Gash[1]) es un cuadro del maestro barroco italiano Caravaggio. Se conserva en el Palazzo Bianco de Génova. Los relatos contemporáneos afirman que la obra formó parte de un concurso no anunciado entre tres artistas, y que la versión de Caravaggio fue finalmente enviada a España.
Según Giambatista Cardi, sobrino del artista florentino Cigoli, el cardenal Massimo Massimi encargó pinturas sobre el tema del Ecce Homo a tres artistas, Cigoli, Caravaggio y Domenico Passignano, sin informar a los artistas de los múltiples encargos. Cardi afirmó que el cardenal prefería la versión de Cigoli[2][3] El cuadro de Passignano nunca ha vuelto a aparecer[4].
La escena está tomada del Evangelio de Juan, 19:5. Poncio Pilato muestra a Cristo a la multitud con las palabras: «¡Ecce homo!» (La versión de Caravaggio de la escena combinaba la exhibición de Pilato con el momento anterior de Cristo, ya coronado de espinas, vestido burlonamente como un rey por sus verdugos. Massimi ya poseía una Coronación de espinas de Caravaggio (que se cree que es la Coronación de espinas de Prato[6]), y es posible que el Ecce Homo haya sido concebido como una obra complementaria. Desde el punto de vista estilístico, el cuadro presenta las características del estilo de la época romana de Caravaggio. Las formas son visibles en primer plano y modeladas por una luz dramática, la ausencia de profundidad o de fondo, y el realismo psicológico del torturador, que parece mezclar el sadismo con la piedad. Pilato, siguiendo la tradición, se muestra como una figura más bien neutra y quizás casi simpática. También se le representa con una vestimenta anacrónica, más contemporánea a la época de Caravaggio.

Cronología de caravaggio

Ecce Homo (c. 1605/6 o 1609 según John Gash) es un cuadro del maestro italiano Caravaggio. Se conserva en el Palazzo Bianco de Génova. Según Giambatista Cardi, sobrino del artista florentino Cigoli, el cardenal Massimo Massimi encargó pinturas sobre el tema del Ecce Homo a tres artistas, Cigoli, Caravaggio y Domenico Passignano, sin informar a los artistas de los múltiples encargos. Cardi afirmó que al cardenal le gustaba más la versión de Cigoli.
La escena está tomada del Evangelio de (Juan 19): Poncio Pilato muestra a Cristo a la multitud con las palabras: «¡Ecce homo!» («He aquí el hombre»). La versión de Caravaggio de la escena combinaba la exhibición de Pilato con el momento anterior de Cristo, ya coronado de espinas, revestido burlonamente como un rey por sus verdugos. Massimi ya poseía una Coronación de espinas, de Caravaggio, y es posible que el Ecce Homo haya sido concebido como una obra complementaria. Desde el punto de vista estilístico, el cuadro presenta las características del estilo maduro de la época romana de Caravaggio. Las formas son visibles en primer plano y modeladas por una luz dramática, la ausencia de profundidad o de fondo, y el realismo psicológico del torturador, que parece mezclar el sadismo con la piedad. Pilato, de acuerdo con la tradición, se muestra como una figura más bien neutra y quizá casi simpática.

Cena en emmaus

Ecce Homo (c. 1605/6 o 1609 según John Gash[1]) es un cuadro del maestro barroco italiano Caravaggio. Se conserva en el Palazzo Bianco de Génova. Los relatos contemporáneos afirman que la obra formó parte de un concurso no anunciado entre tres artistas, y que la versión de Caravaggio fue finalmente enviada a España.
Según Giambatista Cardi, sobrino del artista florentino Cigoli, el cardenal Massimo Massimi encargó pinturas sobre el tema del Ecce Homo a tres artistas, Cigoli, Caravaggio y Domenico Passignano, sin informar a los artistas de los múltiples encargos. Cardi afirmó que el cardenal prefería la versión de Cigoli[2][3] El cuadro de Passignano nunca ha vuelto a aparecer[4].
La escena está tomada del Evangelio de Juan, 19:5. Poncio Pilato muestra a Cristo a la multitud con las palabras: «¡Ecce homo!» (La versión de Caravaggio de la escena combinaba la exhibición de Pilato con el momento anterior de Cristo, ya coronado de espinas, vestido burlonamente como un rey por sus verdugos. Massimi ya poseía una Coronación de espinas de Caravaggio (que se cree que es la Coronación de espinas de Prato[6]), y es posible que el Ecce Homo haya sido concebido como una obra complementaria. Desde el punto de vista estilístico, el cuadro presenta las características del estilo de la época romana de Caravaggio. Las formas son visibles en primer plano y modeladas por una luz dramática, la ausencia de profundidad o de fondo, y el realismo psicológico del torturador, que parece mezclar el sadismo con la piedad. Pilato, siguiendo la tradición, se muestra como una figura más bien neutra y quizás casi simpática. También se le representa con una vestimenta anacrónica, más contemporánea a la época de Caravaggio.

Cuadros de caravaggio en españa

Ecce Homo (c. 1605/6 o 1609 según John Gash[1]) es un cuadro del maestro barroco italiano Caravaggio. Se conserva en el Palazzo Bianco de Génova. Los relatos contemporáneos afirman que la obra formó parte de un concurso no anunciado entre tres artistas, y que la versión de Caravaggio fue finalmente enviada a España.
Según Giambatista Cardi, sobrino del artista florentino Cigoli, el cardenal Massimo Massimi encargó pinturas sobre el tema del Ecce Homo a tres artistas, Cigoli, Caravaggio y Domenico Passignano, sin informar a los artistas de los múltiples encargos. Cardi afirmó que el cardenal prefería la versión de Cigoli[2][3] El cuadro de Passignano nunca ha vuelto a aparecer[4].
La escena está tomada del Evangelio de Juan, 19:5. Poncio Pilato muestra a Cristo a la multitud con las palabras: «¡Ecce homo!» (La versión de Caravaggio de la escena combinaba la exhibición de Pilato con el momento anterior de Cristo, ya coronado de espinas, vestido burlonamente como un rey por sus verdugos. Massimi ya poseía una Coronación de espinas de Caravaggio (que se cree que es la Coronación de espinas de Prato[6]), y es posible que el Ecce Homo haya sido concebido como una obra complementaria. Desde el punto de vista estilístico, el cuadro presenta las características del estilo de la época romana de Caravaggio. Las formas son visibles en primer plano y modeladas por una luz dramática, la ausencia de profundidad o de fondo, y el realismo psicológico del torturador, que parece mezclar el sadismo con la piedad. Pilato, siguiendo la tradición, se muestra como una figura más bien neutra y quizás casi simpática. También se le representa con una vestimenta anacrónica, más contemporánea a la época de Caravaggio.

Comments are closed

Entradas recientes
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad